Comer pasta puede ser mortal, si la conservas mal

Algunas cepas de la bacteria Bacillus cereus pueden provocar una intoxicación alimentaria o incluso la muerte.

Se sabe que dejar a temperatura ambiente durante más de tres días o recalentar la comida en algunos tipos de comida fresca, como la carne, el pescado o los huevos, puede llegar a ser peligroso. De hecho, la pasta, el arroz, la carne de pollo mal conservada siguen siendo los alimentos causante del mayor número de intoxicaciones alimentarias a día de hoy.

Sin embargo, la pasta y el arroz suelen verse como más inofensivos o más seguros en cuanto a dejarlos a temperatura ambiente se refiere. Si bien es cierto que ambos tipos de alimentos aguantan algo mejor al aire libre, su consumo también puede ser peligroso tras el paso de algunas horas. Y si dejamos pasar varios días, puede llegar incluso a ser mortal.

La infección por la bacteria Bacillus cereus no es particularmente rara y es la causante de estas intoxicaciones. Este microorganismo habita en la tierra, algunos tipos de comidas, y en el intestino animal o humano. También es capaz de sobrevivir en insectos, el polvo o las plantas. B. cereus es capaz de reproducirse usando los nutrientes de los alimentos, incluido el arroz, pero también de lácteos, especias, alimentos secos e incluso verduras.

Cabe destacar que algunas cepas de esta bacteria son útiles como probióticos, pero existen otras capaces de provocar graves intoxicaciones alimentarias si crecen y proliferan lo suficiente. Sobre todo cuando se almacenan alimentos en condiciones incorrectas, como es el caso de dejar la pasta o el arroz a temperatura ambiente y no en la nevera.

En algunos casos concretos, se sabe que el Bacillus cereus es capaz de causar la muerte. Uno de dichos trágicos casos data del año 2005, cuyo informe se publicó en el Journal of Clinical Microbiology: cinco niños de una familia enfermaron tras comer ensalada de pasta de 4 días.

Según el informe, la ensalada de pasta se preparó un viernes y se llevó a un picnic el sábado. Posteriormente, las sobras de dicha pasta se guardaron en el refrigerador hasta el lunes por la noche, momento en el cual se usó también de cena.

Esa noche los niños empezaron a vomitar y fueron trasladados al hospital. El más pequeño de la familia murió, otro de ellos sufrió una insuficiencia hepática pero sobrevivió. Finalmente, los otros dos niños sufrieron una intoxicación alimentaria más leve y pudieron ser tratados.

Según los responsables del mismo informe, se sabe que B. cereus es una causa conocida de intoxicación alimentaria, pero suele informarse poco porque sus síntomas suelen ser leves. Sin embargo, en casos puntuales el desenlace es muy grave e incluso fatal.