La Guardia Civil incauta en una playa de Tarragona dos toneladas y media de hachís

Los dos narcotraficantes detenidos fueron sorprendidos in fraganti durante la descarga. También tenían más de mil litros de combustible

La Guardia Civil ha incautado cerca de 2.500 kilos de hachís en una playa cercana a L’Ametlla de Mar (Tarragona). Los dos detenidos fueron sorprendidos mientras descargaban los 77 fardos que han sido intervenidos.

Durante un servicio de vigilancia costera, la Guardia Civil ha detectado cómo una narcolancha intentaba acercarse a tierra en la zona de playa denominada Torrent del Pi, cercana a la población de L’Ametlla de Mar.

Una vez activado el protocolo para este tipo de casos, agentes especialistas en la lucha contra el narcotráfico de la Unidad de Policía Judicial de Tarragona, así como personal del OCON (Organismo de Coordinación de Operaciones Contra el Narcotráfico), apoyados en todo momento por medios tecnológicos de los que dispone el SIVE (Sistema Integrado de Vigilancia Exterior) en la provincia de Tarragona para el control y vigilancia del tráfico marítimo, se han trasladado de manera inmediata a la zona.

Una vez tocó tierra la narcolancha, agentes del dispositivo pudieron intervenir el alijo, y detener a los dos individuos que descargaban la droga en ese momento. Finalmente se han intervenido 77 fardos de hachís, 51 bidones de gasolina que contenían más de mil litros de combustible y una furgoneta con la que pretendían abandonar la zona.

Las organizaciones criminales suelen proporcionar a las embarcaciones combustible suficiente para poder retornar a la costa norte del continente africano una vez han transportado la droga hasta la provincia de Tarragona.

Investigadores de la Policía Judicial de la Guardia Civil especializados en la lucha contra el narcotráfico han abierto una investigación para identificar al resto de personas que participaron en el alijo.

Las diligencias y detenidos han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción nº 3 en funciones de guardia de Tortosa.

La Guardia Civil sigue incrementando la vigilancia en esta provincia con objeto de cerrar una posible puerta de acceso del hachís a España y el resto de Europa, al advertir un aumento en los intentos de alijo de sustancias estupefacientes en el litoral catalán.